Tener ideales de vida excelente no es suficiente