Las palabras no son inocentes