La contemplación es un percibir amante