¿Por qué tenemos buena o mala conciencia?