¡Lector!, vuelve a casa (parte III)